Los viajes a Tierra Santa en los siglos XVI y XVII.
4 (80%) 1 vote

Israel y Palestina en la Exposición Urbs beata Hierusalem. Los viajes a Tierra Santa en los siglos XVI y XVII.

Hace dos semanas se desató la polémica cuando el futbolista Marco Asensio tuiteó una foto desde la ventana de un hotel de Jerusalén.

El futbolista dio por sentado que se encontraba en Israel, y que por tanto el fondo de su fotografía lo estaba, incurriendo en un error que desató una polémica en las redes sociales que aún colea.

Aunque parezca que el conflicto tiene unas raíces históricas antiquísimas fue hace sólo unas cuantas décadas cuando comenzó. Exactamente, en el caso del espacio que llevó a confundir a Asensio, en junio de 1967, cuando Israel ocupó Jerusalén Este durante la Guerra de los Seis Días. Hasta hoy, Israel sigue controlando un territorio que ocupó en aquella guerra, y cuyo control ha sido reprobado por la ONU, aunque sin éxito.

Al hilo de esta polémica he pensado recomendar una preciosa exposición que visité hace semanas y que gustará a los más viajeros, a los amantes del arte y de la historia de la imprenta, de las cruzadas y de lo que los cristianos medievales y modernos conocían como Tierra Santa. Urbs beata Hierusalem. Los viajes a Tierra Santa en los siglos XVI y XVII.

Tierra Santa

La exposición es, sobre todo, un paseo por el imaginario de decenas de viajeros que, desde España e Italia, emprendieron un viaje para conocer los lugares sagrados del cristianismo. La piedad y la fe movía a gran parte de estos viajeros a cruzar de punta a punta el Mediterráneo, pero también en algunas ocasiones el lucrativo negocio de las reliquias, gran parte de ellas falsas y traídas desde allí con el objetivo de venderlas a altísimos precios a su vuelta a Europa.

Urbs beata Hierusalem tiene por objeto dar a conocer la magnífica colección de libros de peregrinación que atesora la BNE. Estas guías de viaje presentaban, de forma muchas veces distorsionada e idealizada, tanto el estado de los territorios como las mil facetas de la convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos en Oriente próximo. Plagadas de mapas, uno no puede dejar de sorprenderse al comprobar cómo los viajeros intentaron acomodar y ajustar sus ideas preconcebidas (leídas en la Biblia y promovidas por tradiciones culturales) a realidades geográficas y políticas distintas, inexistentes. Los peregrinos llevaban una imagen de Tierra Santa y de Jerusalén que nada tenía que ver con la realidad (una ciudad conquistada muchas veces, semidestruida, en manos de otomanos que no veían en ella el valor que le otorgaban los cristianos), y estos libros y mapas son una mezcla de lo imaginado y soñado con lo real, un intento de acomodar la realidad a un sueño. Ninguna ciudad, quizá, ha sido imaginada de forma más subjetiva que Jerusalén.

Tierra Santa

Y quizá llame la atención al hilo del conflicto desatado por el tuit de Asensio algo que viajeros, editores, impresores y lectores daban por sentado en los siglos XVI al XVIII: que la ciudad de Jerusalén se encontraba en un territorio –no un estado- presentado sin fisuras con un nombre: Palestina.  Los mapas, los grabados que acompañan a los textos, así como los textos que detallaban el recorrido seguido, siempre se referían a estos territorios como Siria y Palestina. Ciertamente Siria cristalizó en un estado, no así Palestina, pero resulta difícil negar la existencia de un pueblo a la luz de evidencias históricas y documentales como son (no sólo) estos libros.

La exposición, además, es maravillosa por los relatos de primera mano que pueden leerse de aquellos viajeros. Algunos, como el padre Lardizábal, echaba pestes en 1697 de las “sectas cristianas” como los ortodoxos griegos que custodiaban algunos lugares sagrados. Otros lo hacían sobre los cristianos armenios o los coptos, enfrentados todos ellos –también los franciscanos de Tierra Santa- por la custodia de algunos de estos lugares, describiendo episodios de violencia entre distintos grupos cristianos que, aunque sorprenda, se siguen produciendo en tiempos recientes.

Ver video: https://www.youtube.com/embed/Z8g1YFlBX1Y

Algo que me llamó la atención, y que gustará a quienes ya han hecho alguna de nuestras rutas por Toledo, es la sorpresa que causaba a los viajeros encontrarse a cristianos en Jerusalén, Haifa o Belén dando misa en árabe. Allí en Tierra Santa unos, y aquí en Toledo otros (los mozárabes), mantuvieron unos ritos y unas tradiciones que, afortunadamente, aún hoy perduran. En el caso de Toledo, con capillas e iglesias en las que aún puede escucharse misa por el rito mozárabe, cercano pero muy distinto al rito romano imperante en la práctica totalidad de iglesias católicas. Seguro que todo ello bien conocido por Antonio Aranda, capellán franciscano de Carlos V y vecino de Toledo, que fue uno de los primeros viajeros, y de los más rigurosos en contar su experiencia.

viajes a Tierra Santa en los siglos XVI y XVII

Inevitablemente también, los relatos de aquellos viajeros evocan aquel sueño tan distorsionado que fue el Toledo de las tres culturas. Uno de ellos, Blas de Buiza, escribía en 1615 sobre la Semana Santa que vivió en Jerusalén cómo las procesiones y celebraciones se desarrollaban en absoluta libertad, celebrando los cristianos locales y los peregrinos “y hasta los mismos turcos que están esperando este día con singular alborozo se hallan presentes (…) y en su lengua cantan el Hosana en señal de alegría”. Él y otros se sorprendían y se sentían como en casa al cruzar Egipto y llegar a la ciudad mística y marcada por la tradición cabalística de Safed. Allí había una enorme comunidad sefardí y se hablaba castellano y portugués, y allí terminó sus días uno de los toledanos que más aportó a la cultura judía y menos reconocimiento ha tenido en su ciudad natal, el Rabí Josef Caro. Su fascinante historia no se recoge en esta exposición (pues merecería una sóla para él, su vida y su producción escrita) pero sí puedes conocerla si te apetece en alguna de nuestras rutas.

[La mejor manera de que puedan llegarte en el acto las entradas que publico es suscribirte al blog. Hazlo (si aún no lo has hecho), y así no te perderás ninguna. Y cuando la recibas y lee, anímate y participa con algún comentario]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies